no duermo y fibromialgia

Fibromialgia: ¿Qué pasa si no duermo?

Casi nunca duermo bien” dicen con frecuencia quienes como tú, tienen fibromialgia.

Con frecuencia relacionamos el sueño exclusivamente con la función de descanso corporal, pero ¿Si te dijera que dormir poco, puede ser el causante de muchos de los síntomas de la fibromialgia que tanto te agobian?

Pero no creas que esto es algo exclusivo de quienes padecen fibromialgia. Lo que te contaré a continuación es lo que le ocurre a cualquier persona, incluso a aquellas sanas, cuando duermen menos de 8 horas al día.


Únete a nuestro Grupo de Apoyo


Y sé que en este momento estás pensando que en ese grupo está la mayoría de las personas que conoces; porque parece que dormir poco se ha convertido, no sé si en una epidemia o en una moda, pero lo que es cierto es que la mayoría de las personas ya no duermen el tiempo que su cuerpo necesita.

De ahí nace la pregunta de este capítulo ¿Qué pasa si no duermo? porque a veces pensamos que algo por ser frecuente se convierte en normal, pero vas a ver que no es así.

Para hablar al respecto voy a citar el libro ” Por qué dormimos” del Profesor Matthew Walker PhD. Científico inglés y profesor de Neurociencia y Psicología en la Universidad de California en Berkeley, fundador y director del Centro para la Ciencia del Sueño Humano.

Mi cerebro cuando no duermo

¿Sabías que después de dieciséis horas de estar despierto el cerebro comienza a fallar?

Ahora comienza a cobrar sentido la premisa de que debemos asegurar 8 horas diarias de sueño.

Pero hablemos un poco sobre lo que ocurre cuando reducimos ese tiempo: Si tan sólo reducimos ese tiempo en una hora diaria, es decir dormimos sólo siete horas diarias durante diez días, nuestro cerebro estará tan disfuncional como si llevaramos veinticuatro horas sin dormir.

Y entonces te debe resonar en la cabeza aquella frase de “el fin de semana repondré esas horas que no duermo entre semana“. Pero y ¿Si te dijera qué eso no ocurre? las horas de sueño perdidas no se recuperan durmiendo más otro día.

Si no duermo se afecta mi concentración

Las personas con restricción crónica de sueño, es decir aquellas que duermen menos de siete horas por noche de manera habitual, condición que se cumple en el 80 al 90% de las personas con fibromialgia, experimentarán lapsos momentáneos de pédida de concentración, conocidos como microsueños.

Un microsueño no es realmente un momento en el que te quedas dormido, sino un corto período de tiempo en el que tu cerebro se desconecta de todos los estímulos exteriores y por lo tanto no responde ante éstos, exponiéndote así a accidentes.


Hackeando tu fibromialgia

Ebook – Diario de Síntomas


Estos microsueños son especialmente peligrosos en los conductores o en quienes manejan algún tipo de máquina industrial.

Y algo que agrava aún más este riesgo, es el hecho de que quienes lo están experimentando no son conscientes de lo que les está ocurriendo y por lo tanto no toman precauciones. Dice Walker: Es el equivalente a alguien que ha bebido demasiado y, aferrándose a las llaves de su coche, afirma con confianza: «Estoy bien para conducir hasta casa».

Cuando no duermo mis emociones se desbordan

Al no dormir suficiente, el cerebro parece adoptar respuestas primitivas e irracionales, descontroladas e inapropiadas. Esto ocurre porque se activan varias zonas cerebrales y se inactivan otras:

  • Se activa una zona llamada la amígdala, encargada de desencadenar emociones como la ira y la rabia.
  • Se inactiva el freno regulador de éstas, localizado en la corteza prefrontal. Haciéndonos perder el equlibrio emocional.
  • Se activa otra zona llamada núcleo estriado, asociado con la impulsividad y la búsqueda de placer, haciendo que el estado de ánimo se vuelva oscilante entre el hedonismo y la depresión.

Todo se me olvida

Si alguna vez trasnochaste o “pasaste derecho” sin dormir, preparándote para un exámen (debo confesar que yo si lo hice varias veces), me darás la razón en que en el momento en el que presentaste la prueba parecía que habías logrado memorizar todo a la perfección, pero un par de días después ya no recordabas nada.

Es que cuando estamos privados de sueño los recuerdos son débiles y se olvidan rápidamente, esto ocurre porque dormir es fundamental para la consolidación de la memoria.

Es más se ha visto que un mal patrón de sueño se constituye como factor de riesgo para que mpas adelante podamos desarrollar una enfermedad de Alzheimer.

Te puede interesar: La fibroniebla hace que todo se te olvide

Nada reemplaza al sueño

Y es que ni tomar siestas ni consumir cafeína lograrán recuperar funciones complejas del cerebro a cargo del sueño, como son el aprendizaje, la memoria, la estabilidad emocional, el razonamiento complejo o la toma de decisiones.

Corazón poco saludable por falta de sueño

La falta de sueño actúa de forma deleterea sobre el sistema cardiovascular.

Los adultos de más de cuarenta y cinco años que duermen menos de seis horas por noche tienen un 200 por ciento más de probabilidades de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral durante su vida que aquellos que duermen de siete a ocho horas por noche.

El sistema nervioso simpático no es tan simpático

Este sistema está diseñado para activarse en situaciones de riesgo, es un sistema de supervivencia que te permitirá huir o luchar según la circunstancia. En estas condiciones se trata de una respuesta aguda tremendamente adaptativa.

El problema es cuando se queda activado de forma permanente por largo tiempo, allí se vuelve muy peligroso.

Y la falta de sueño es uno de los factores que producen un sistema simpático hiperactivo y sobrecargado y con él un efecto dominó sobre la salud, siendo el corazón uno de sus blancos de acción.

Mi corazón sufre cuando no duermo

Si bien el efecto crónico (es decir, a largo plazo) de una deprivación de sueño es mayor, con tan sólo una reducción de un par de horas se acelerará el ritmo cardíaco y aumentará la presión arterial, lo que con el tiempo podrá derivar en una hipertension arterial.

Pero no sólo se afectará el funcionamiento cardíaco sino que también se alterará su estructura. Las arterias coronarias encargadas de suministrar sangre a tu corazón:

  • Por el aumento de la presión se erosionan.
  • La liberación sostenida de cortisol generada por el sistema nervioso simpático colapsará o constreñirá estos vasos, elevando aún más la presión arterial.
  • La hormona de crecimiento, que normalmente se libera durante el sueño, deja de segregarse y al ser ella la encargada de reparar los vasos coronarios lesionados estos se debilitarán y dañarán, facilitando su taponamiento causante de los infartos cardíacos.


El metabolismo se altera por no dormir

Dormir menos de siete u ocho horas por noche aumenta la probabilidad de ganar peso, tener
sobrepeso o ser obeso, a la vez que aumenta significativamente el riesgo de sufrir de diabetes.

Diabetes por no dormir

Me parece estarte escuchando decir: ¿Me puede dar diabetes si no duermo? Si, así como lo lées.

La insulina es la molécula que se encarga de que las células absorban el azúcar de la sangre y así lograr que su nivel disminuya. Pero por la falta de sueño, las células generan una resistencia a la insulina y dejan de permitir la entrada del azúcar a su interior.

Así el azúcar en la sangre permanece elevado, causando prediabetes y diabetes.

Parece que entre menos duermo, más subo de peso

Y estás en lo correcto con esta afirmación, justamente eso es lo que ocurre y te voy a contar por qué.

El apetito es una sensación controlada por dos hormonas: la leptina que se encarga de la sensación de saciedad (llenura), es decir que disminuye el apetito y la ghrelina que lo aumenta, es la causante de la sensación de hambre.

De esta manera el sueño inadecuado hace que perdamos el control del apetito, al disminuir la leptina (no hay saciedad) y aumentar la ghrelina (detonando el hambre), causando el consecuente aumento de peso.

Un cuerpo privado de sueño experimentará hambre en medio de la abundancia.

Eve Van Cauter

Pero no es sólo esto.

Adicionalmente la pérdida de sueño aumenta los niveles de unas sustancias llamadas endocannabinoides, que no sólo estimulan aún más el apetito voraz que ya tenemos, sino que se encargan de que prefiramos comer golosinas y no comida saludable, empeorando la ganancia de peso.

Y para acabar de completar el cuadro, el dormir menos, nos da la sensación de tener menos energía, lo que facilita el sedentarismo.

Así que el no dormir bien es la receta perfecta para la obesidad: mayor ingesta de calorías (comida) y menor gasto calórico (ejercicio).

Ahora todo lo que como me cae mal

El sueño insuficiente altera el microbioma o flora intestinal normal, haciendo que se altere la absorción de los nutrientes contenidos en los alimentos, causando muchos malestares gastrointestinales.

Te puede interesar: Fibromialgia: Todo lo que como me cae mal

Sexualidad y fertilidad comprometidas por no dormir

La falta de sueño produce un “envejecimiento” del sistema reproductivo tanto en hombres como en mujeres.

En los hombres ocasiona disminución de la testosterona, esto hace que se sientan cansados y fatigados durante el día, les es difícil concentrarse y obviamente disminuye su libido, dificultando así tener una vida sexual activa, satisfactoria y saludable.

En las mujeres disminuye en un 20% la producción de la hormona encargada de la ovulación y de la concepción. Pero si hablamos de mujeres en estado de embarazo, el sueño insuficiente aumenta el riesgo de sufrir abortos espontáneos.

Te puede interesar: Fibromialgia: La sexualidad un gran damnificado

Un sistema inmune dormido

Estoy segura que recordarás como la última vez que estuviste enferma sentiste la necesidad de acostarte y dormir durante largo rato, parecía que la energía te era insuficiente, ¿cierto?

Pues esa necesidad de sueño tiene una explicación y es que el cuerpo necesita que tú descanses para que él pueda enfocarse en combatir la infección o la enfermedad que te aqueja, para que pueda utilizar toda su energía en un sólo propósito.


Sígueme en Viviendo con fibromialgia


Pero este mecanismo no sólo se utiliza cuando estás enferma, todos los días mientras tú duermes se despliega todo tu arsenal inmunológico para vigilar como centinelas y evitar o contrarrestar infecciones.

Así que dormir poco hace que tu sistema inmune decaiga y te vuelve más propenso a las infecciones oportunistas, es más incluso disminuye la efectividad de las vacunas.

Si esto te genera inquietud, espera a que te cuente que “dormir seis horas o menos se asocia con un 40 por ciento más de riesgo de desarrollar cáncer, en comparación con las personas que duermen siete horas o más por noche“.

Es posible que estes pensando ¿Sólo por qué no duermo podría darme cáncer? Eso es lo que han evidenciado varios estudios. Se cree que es debido a la hiperestimulación del sistema nervioso simpático que provoca una respuesta inflamatoria sostenida por parte del sistema inmune, lo que hace que las células que combaten las células malignas decaigan en su función y efectividad.

Es como si el sistema inmune se durmiera.

Ahora te pregunto a tí… ¿Sabías todo lo que podría pasarte por no dormir?

Déjanos conocer tus opiniones y experiencias. Escríbelas en los comentarios.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.