sindrome de intestino irritable y fibromialgia

Fibromialgia: Todo lo que como me cae mal

El síndrome de intestino irritable (SII) es una patología que afecta la vida diaria de muchas personas.

Si desde hace varios meses, luego de disfrutar un delicioso almuerzo, rápidamente tu “barriga” se distiende (“se infla”), te duele mucho y prácticamente no puedes salir del baño. Este artículo es para tí.

Seguro con frecuencia te preguntas: “¿Por qué todo lo que como me cae mal?

¿Qué es síndrome de intestino irritable?

El síndrome de intestino irritable es una patología crónica, es decir, a largo plazo.

Caracterizada por dolor abdominal, que puede estar localizado en cualquier parte del abdomen asociado a una alteración del hábito intestinal (diarrea, estreñimiento o mixto), sin que exista otra enfermedad que explique los síntomas.

Hace parte de los síndromes gastrointestinales funcionales.

¿Quíen puede padecer de síndrome de intestino irritable?

Empezaré por contarte que muchas personas en el mundo comparten tu mismo “calvario”, se llama Síndrome de Intestino Irritable (SII) o Colon Irritable.


Únete a nuestro Grupo de Apoyo


Se estima que a nivel mundial, afecta a 1 de cada 10 personas.

Hay una modesta diferencia de género, siendo más frecuente en mujeres que en hombres.

Es menos frecuente en personas ≥50 años que en aquellas <50 años.

¿Cuáles son los factores de riesgo de padecer Síndrome de Intestino Irritable?

Se han propuesto varios factores de riesgo:

  • Genéticos
  • Dietarios
  • Alteraciones del microbioma (flora) intestinal
  • Psicológicos

Sin embargo, el único en que se ha identificado un factor causal claro, es en el Sindrome de Intestino Infeccioso post infeccioso.

En el cual, posterior a una gastroenteritis infecciosa las personas persisten con alteración en el hábito intestinal por meses, años o incluso décadas.

Los patógenos más implicados son:

  • Bacterias: Campylobacter jejuni, Escherichia coli, Clostridium difficile, Vibrio cholera y Salmonella enterica.
  • Virus: Norovirus.
  • Protozoos: Giardia lamblia.

¿Qué causa el Síndrome de Intestino Irritable?

¿Por qué da el síndrome de intestino irritable? es una pregunta frecuente. Hoy en día hay varias teorías, pero aún no se sabe a ciencia cierta que lo causa.

Intolerancia a alimentos

Algunos alimentos específicos desencadenan los síntomas, entre ellos se encuentran las legumbres, algunas verduras, alimentos con lactosa, alimentos grasos, frutas con hueso y edulcorantes artificiales.

Gastroenteritis

Se estima que cerca del 20% desarrollan SII luego de una infección intestinal, siendo factores de riesgo para ésto una infección prolongada, fiebre prolongada, edad jóven, depresión y ansiedad.

Enfermedades inflamatorias intestinales

Aunque aún se desconoce el mecanismo, pero se cree que el proceso inflamatorio altera la respuesta inmunológica intestinal, produciendo la liberación de sustancias (citoquinas) que perpetuan esta respuesta.

Disregulación del eje cerebro-intestino

Este eje está conformado por todas las sustancias y red nerviosa que intercomunica el intestino y el cerebro.

Serotonina

La red nerviosa del intestino es conocida como el segundo cerebro, porque allí se produce el 90% de la serotonina y el 50% de la dopamina del cuerpo, importantes neurotransmisores. Se ha visto un aumento en la liberación de serotonina en las personas con SII.

Estrés

Se ha visto que el 75% de quienes padecen de SII, sufren simultáneamente ansiedad o depresión.

Alteraciones en la microbiota

Se cree que la flora intestinal cumple una función de barrera y de mantenimiento del buen funcionamiento del eje intestino-cerebro. Su alteración es la causante del aumento de gas producido por las bacterias generando la intolerable distensión que acompaña al sindrome de intestino irritable.



¿Cuáles son los síntomas del Síndrome de Intestino Irritable?

Los síntomas más frecuentes son:

  • Disconfort abdominal o dolor abdominal
  • Diarrea
  • Estreñimiento
  • Distensión abdominal

Pero puede venir acompañado de otros síntomas digestivos como:

  • Incomodidad postprandial (después de comer) en el abdomen superior.
  • Plenitud
  • Náuseas o vómito
  • Acidez estomacal

Así como síntomas extraintestinales:

  • Fibromialgia
  • Dolor lumbosacro y pélvico
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Dolor con las relaciones sexuales (dispareunia)
  • Dolor torácico no cardíaco
  • Ardor al orinar (disuria)
  • Dolor de cabeza (cefalea)

¿Con qué examen se diagnostica el Síndrome de Intestino Irritable?

Esta es una pregunta muy frecuente y la respuesta te puede resultar desconcertante.

Literalmente ningún examen diagnostica el colon irritable. Me imagino que te estarás preguntando ¿y entonces cómo llegó mi médico al diagnóstico?

Lo que sucede es que los exámenes con los que contamos nos permiten evaluar la integridad física del colon y no su funcionamiento y, es precisamente allí donde está el problema en el SII.

Los exámenes que te solicita el médico están orientados a descartar la presencia de otras enfermedades subyacentes.

¿Cómo se detecta el Síndrome de Intestino Irritable?

Entonces ¿Cómo saber si tengo síndrome de intestino irritable?

El diagnóstico se hace a través de tus síntomas. Para ello se emplean los Criterios de Roma IV

CRITERIOS ROMA IV - intestino IRRITABLE
Criterios de Roma IV para diagnosticar Colon Irritable

¿Existen diferentes tipos de Síndrome de Intestino Irritable ?

Si. Según el hábito intestinal predominante, se clasifican así:

  • SII con predominancia de constipación (estreñimiento) más de 25 % de las veces.
  • SII con predominancia de diarrea más de 25 % de las veces.
  • SII mixto con constipación y diarrea más del 25 % de las veces.
  • SII no especificado. Aquel que cumple los criterios de diagnóstico de SII pero que no se puede clasificar en ninguno de los otros grupos.

Y entonces, viene otra pregunta muy frecuente:

¿Me deben tomar colonoscopia?

Si tienes alguna de las siguientes condiciones estaría indicado hacerte una colonoscopia:

  • Antecedentes familiares o personales de Cáncer Colorrectal, poliposis intestinal, enfermedad inflamatoria intestinal o enfermedad celiaca.
  • Inicio de los síntomas luego de los 50 años.
  • Diarrea acuosa 6-10 deposiciones diarias o más y/o diarrea persistente.
  • Presencia de síntomas asociados como:
    • Fiebre.
    • Anemia.
    • Pérdida de peso no explicable.
    • Sangre en las heces.
    • Dolor abdominal importante.
    • Que en el examen físico tu médico encuentre masa palpable, visceromegalias (aumento de tamaño de órganos) o tacto rectal anormal.

¿Cómo saber que es Síndrome de Intestino Irritable y no un cáncer?

La duda que genera mucha intranquilidad entre quienes tienen diagnóstico de Síndrome de Intestino Irritable, es la de estar seguros que no se trata de otra enfermedad, especialmente un cáncer.

Para ello los médicos empleamos, lo que llamamos signos de alarma, ante la presencia de ellos debemos descartar un posible cáncer colorrectal.

signos de alarma de cáncer colorrectal
Signos de alarma por posible cáncer colorrectal

Fibromialgia y síndrome de intestino irritable

El síndrome de colon irritable es muy frecuente en quienes padecen de fibromialgia, siendo las variedades de tipo mixto y de constipación las más comunes:

  • 28 – 59% de las personas con fibromialgia desarrollan síndrome de intestino irritable.
  • 32-77% de quienes tienen SII tendrán también diagnóstico de fibromialgia durante su enfermedad.

Esto demuestra una correlación bi direccional entre ambas patologías, lo cuales es muy evidente cuando de sintomatología se trata:

  • Son peores los síntomas de la fibromialgia (dolor, fatiga y cansancio al despertar) en aquellas personas que tienen SII asociado que en quienes no tienen intestino irritable.
  • Durante las crisis de fibromialgia se agravan los síntomas digestivos.

Esto nos lleva a concluir que si convives con la fibromialgia tienes un alto riesgo de también tener que hacerlo con el síndrome de intestino irritable.


Hackeando tu fibromialgia

Ebook – Diario de Síntomas


¿Cómo vivir con Síndrome de Intestino Irritable?

Aunque esta patología no pone en riesgo tu vida, “en carne propia” sabrás que puede hacerla muy difícil.

El SII puede parecer una enfermedad banal, trivial o sin importancia, por no acompañarse de lesiones orgánicas evidentes. Sin embargo, las molestias pueden condicionar de gran manera la vida habitual.

Esta patología interfiere con las actividades cotidianas y la dieta, desencadenando una preocupación constante por el estado de salud.

Un estudio publicado en la revista Gastroenterología y Hepatología reportó que:

  • > 40% (de los pacientes) refería un impacto importante en sus actividades sociales (salir a comer, hacer viajes largos o acudir a lugares no conocidos).
  • 36% de las personas con SII reconocía que éste afectaba a sus relaciones físicas o sexuales.
  • 35% que afectaba a sus relaciones familiares.

Y es precisamente el hecho de ayudarte a mejorar tu calidad de vida lo que me motiva a contarte un poco más sobre esta patología.

¿Qué puedo hacer para mejorar el Síndrome de Intestino Irritable?

Responderemos ésta y otras preguntas que con frecuencia embargan a quienes padecen esta enfermedad.

“¿Qué comer si tengo Síndrome de Intestino Irritable?” o “¿Cómo aliviar el Síndrome de Intestino Irritable?

Al igual que tú, la mayoría de las personas con colon irritable relacionan la aparición de sus síntomas con la ingesta de algunos alimentos, así que es claro que este debe ser nuestro foco de atención.

Pero ten cuidado, muchos caen por el desespero en medidas dietarias empíricas o sin bases científicas sólidas que en muchas ocasiones empeoran su condición clínica.

Por eso a continuación te compartiré sólo recomendaciones con fundamento científico:

Patrón de alimentación

  • Es importante establecer un patrón de comida regular (desayuno, almuerzo y cena, con los respectivos refrigerios).
  • Evitar permanecer largos períodos de tiempo sin comer.
  • Evitar comer tarde en la noche.
  • Evitar las comidas abundantes.
  • Comer despacio, con calma y masticar adecuadamente los alimentos.

Consumo de alcohol

  • El alcohol afecta la motilidad, absorción y permeabilidad de todo el tracto gastrointestinal, por esto se recomienda moderar su consumo, en especial a las personas que evidencian malestar secundario a este.

Cafeína

  • El café aumenta la secreción ácida del estómago y aumenta la actividad motora colónica, lo que puede causar un efecto laxante en las personas susceptibles, evitarlo mejorará ese incómodo síntoma.

Alimentos picantes

  • En aquellos pacientes en quienes el consumo de alimentos picantes exacerba los síntomas de SII, estos deben suspenderse.
  • El consumo de las especias no picantes como el ajo y la cebolla, deben evaluarse de forma individual, como posibles disparadores de la sintomatología y en consecuencia deberían suspenderse.

Consumo de grasa

  • Los lípidos (grasas) inhiben la motilidad del intestino delgado y deterioran la movilización de gases intestinales, causando la incómoda distensión abdominal.
  • Su consumo debe limitarse a máximo 40-50 g/d.

Consumo de fibra

  • Es importante consumir alimentos fibrosos como el psyllium o la avena así como alimentos a base de plantas.
  • Se recomienda un aumento gradual de fibra dietética total (natural y suplementada) hasta lograr 20 a 30 g/d.
  • En pacientes con estreñimiento, se recomienda consumir una suplementación dietética con semillas de linaza de hasta 2 cucharadas por día, consumidas con líquido (150ml/cucharada), aclarando que la mejoría de los síntomas puede tomar hasta 6 meses.

Leche y productos lácteos

  • La leche y los productos lácteos contienen lactosa, un azúcar que no es bien tolerado por muchos adultos, debido a la deficiencia de la lactasa, una enzima intestinal que se encarga de su digestión. Al ser mal digerida, la lactosa produce gases a nivel intestinal causantes de la distensión abdominal y heces blandas.
  • No se recomienda una dieta permanentemente libre de leche y derivados lácteos por el riesgo de no cumplir con los requerimientos diarios de calcio, así que lo que se debe hacer es disminuir su consumo y preferir las presentaciones deslactosadas.
  • Sólo se recomienda una dieta baja en lactosa si existe una Prueba de Hidrógeno de tolerancia a la lactosa en aliento, positiva.

Ingesta de líquidos

  • Una adecuada ingesta de líquidos mejora la frecuencia de las deposiciones y disminuye la necesidad de laxantes en quienes sufren de estreñimiento.
  • Se recomienda consumir 1.5 – 3 litros/día de líquidos (aprox. 35ml/Kg), especialmente agua.
  • Evitar las bebidas cafeinadas (como el café y los energizantes) así como las bebidas con gas.

Consumo de gluten/trigo

  • Muchos pacientes con síndrome de intestino irritable manifiestan aparición de síntomas luego de consumir alimentos ricos en gluten; sin embargo, esto no significa que tengan enfermedad celíaca ni algún tipo de alergia al trigo, simplemente se trata de una sensibilización al gluten. En estos pacientes una restricción de gluten durante 4-8 semanas mejora los síntomas.
  • Es importante saber que la restricción de gluten no debe hacerse de forma permanente porque puede llevar a deficiencias nutricionales.

Alimentos productores de gas

  • Algunas personas manifiestan agudización de los síntomas al consumir alimentos como cebolla, apio, tomate, pasas, plátano, albaricoque, ciruelas, coles, granos, entre otros; en este caso se recomienda evitar su consumo regular.

Sígueme en Viviendo con fibromialgia


Actividad física

  • La actividad física leve mejora la eliminación de gases intestinales, reduce la distención (hinchazón) abdominal y alivia el estreñimiento.
  • Practicar yoga mejora la sintomatología del sindrome de intestino irritable en adolescentes y adultos.
  • El ejercicio adicionalmente tiene efectos positivos sobre la calidad de vida, la fatiga, la ansiedad y la depresión.
  • Sin embargo, debe tenerse en cuenta que la práctica de ejercicio extenuante puede empeorar la sintomatología.
  • Se recomienda realizar actividad física moderada, como yoga, andar en bicicleta o nadar, durante al menos 30 minutos al día, 5 días de la semana o más.

La importancia de llevar un diario de síntomas

Una de las particularidades del síndrome de intestino irritable es que puede manifestarse de formas muy diferentes de una persona a otra, por esta razón lo que a alguien le resuelve la sintomatología a otra persona se la puede empeorar. Aquí es donde cobra importancia la realización de un diario de síntomas.

Consiste en un registro diario que te permitirá identificar los alimentos que actúan como disparadores de tu sintomatología.

  • En una columna anotas todos los alimentos que consumes así como el horario en que lo haces. Es importante que no solo registres el alimento (ej. pollo) sino la forma de preparación (ej. a la plancha o en salsa de…) porque en algunas ocasiones puede que no sea el alimento (ej. pollo) el que te cae mal sino una determinada preparación.
  • En la otra columna registras los síntomas de ese día y el horario en el que aparecen.

Así, una vez que identificas un alimento como causante de tu sintomatología, puedes hacerle seguimiento para confirmarlo y evaluar qué pasa cuando lo suspendes.

Otros nombres para el Síndrome de Intestino Irritable

  • Intestino espástico
  • Colitis
  • Colon espástico
  • Colon nervioso

De corazón espero que todas estas recomendaciones te sirvan como guía y finalmente encuentres esa calidad de vida que desde hace tiempo vienes buscando.

Ahora te pregunto a tí… ¿Cómo te va a ti con el síndrome de intestino irritable?

Déjame conocer tus experiencias. Escríbelas en los comentarios.

Fuentes:

Black, C. J., & Ford, A. C. (2020). Global burden of irritable bowel syndrome: trends, predictions and risk factors. Nature reviews Gastroenterology & hepatology17(8), 473-486.

Hadjivasilis, A., Tsioutis, C., Michalinos, A., Ntourakis, D., Christodoulou, D. K., & Agouridis, A. P. (2019). New insights into irritable bowel syndrome: from pathophysiology to treatment. Annals of Gastroenterology32(6), 554.

Camilleri, M. (2021). Diagnosis and treatment of irritable bowel syndrome: a review. Jama325(9), 865-877.

Black, C. J., & Ford, A. C. (2020). Rational investigations in irritable bowel syndrome. Frontline Gastroenterology11(2), 140-147.

Cozma-Petruţ, A., Loghin, F., Miere, D., & Dumitraşcu, D. L. (2017). Diet in irritable bowel syndrome: What to recommend, not what to forbid to patients!. World journal of gastroenterology23(21), 3771.

F. Mearin, A. Perelló y M. Perona (2004). Calidad de vida en los pacientes con síndrome del intestino irritable. Gastroenterol Hepatol 27(Supl 3):24-31

VALENCIA, Carla, et al. A Correlation Between the Pathogenic Processes of Fibromyalgia and Irritable Bowel Syndrome in the Middle-Aged Population: A Systematic Review. Cureus, 2022, vol. 14, no 10.

ERDRICH, Sharon, et al. A systematic review of the association between fibromyalgia and functional gastrointestinal disorders. Therapeutic Advances in Gastroenterology, 2020, vol. 13, p. 1756284820977402.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.