síntomas digestivos de la fibromialgia

Fibromialgia y problemas digestivos

Los síntomas digestivos son comunes en las personas que padecen de fibromialgia. Hacen parte de los más de 100 síntomas de la fibromialgia.

Son tan notables que se han incluido en la lista de síntomas utilizados para confirmar el diagnóstico.

Los síntomas digestivos en el diagnóstico de fibromialgia

A partir de 2010 ACR, el Colegio Americano de Reumatología (ACR) modificó la forma en que se diagnostica la fibromialgia, eliminando la necesidad de los 18 puntos de dolor y agregando algunos síntomas digestivos, entre otros.

Te puede interesar: Así se diagnostica la fibromialgia en 2023


Únete a nuestro Grupo de Apoyo



Estos síntomas incluyen:

Estos problemas digestivos hacen parte, junto con otros síntomas más, del pool de malestares que se utiliza para calcular la Escala de Gravedad de Síntomas (SSS), parte importante del proceso de diagnóstico de fibromialgia.

Los trastornos digestivos más comunes en la fibromialgia

La relación entre la fibromialgia y los problemas digestivos es un área de investigación en constante evolución.

Si bien no todos los pacientes con fibromialgia experimentan trastornos digestivos, un porcentaje significativo informa síntomas gastrointestinales que pueden variar en gravedad.




Los estudios han encontrado, que casi la mitad (41%) de las personas con fibromialgia tienen “al menos una patología digestiva asociada a la fibromialgia“.

Encontrando que dentro de estas enfermedades gastrointestinales asociadas a la fibromialgia se encuentran:

Y entre los síntomas digestivos predominantes se encuentran:

  • Dolor abdominal (83%)
  • Estreñimiento (79%)
  • Pirosis (sensación de ardor) (50%)

Dispepsia funcional

La “dispepsia funcional” es aquella condición en la que una persona (con o sin fibromialgia), en el transcurso del año anterior, ha experimentado, durante al menos 12 semanas (no necesariamente de forma continua), los siguientes síntomas:

  1. Síntomas persistentes o recurrentes de dispepsia, caracterizados por dolor o malestar localizado en la parte central del abdomen superior (en ocasiones conocido como la “boca del estómago”).
  2. La ausencia de enfermedad orgánica (física) identificable que pueda explicar los síntomas, incluyendo su exclusión por medio de procedimientos diagnósticos como la endoscopia.
  3. El dolor o malestar experimentado no se alivia únicamente con la defecación ni esta vinculado a cambios recientes en la consistencia y/o frecuencia de las deposiciones (diarrea o estreñimiento).

Hackeando tu fibromialgia

Ebook – Diario de Síntomas


Los síntomas digestivos de la dispesia funcional incluyen:

  • Dolor en la parte central y superior del abdomen
  • Plenitud posprandial (sensación de llenura extrema al terminar de comer)
  • Hinchazón del abdomen (distensión)
  • Saciedad precoz (sensación de llenura más rápido de lo habitual o con menor cantidad de comida)
  • Náuseas
  • Vómito
  • Eructación
  • Pirosis o sensación de quemazón (ardor) en el epigastrio (“boca del estómago”)

Síndrome de intestino irritable (SII)

El síndrome de intestino irritable (SII) es una afección crónica, es decir, de larga duración.

Se caracteriza por la presencia de dolor abdominal, que puede manifestarse en cualquier área del abdomen y está asociado con una alteración en los hábitos intestinales, como la diarrea, el estreñimiento o una combinación de ambos, sin que exista otra enfermedad que pueda explicar estos síntomas.

Este síndrome forma parte de los síndromes gastrointestinales funcionales.

A nivel mundial, se estima que afecta a aproximadamente 1 de cada 10 personas. Siendo discretamente más frecuente en mujeres que en hombres y m´sa común en personas menores de 50 años.

Con respecto a la relación entre el SII y la fibromialgia se ha observado que:

  • Entre el 28% y el 59% de las personas con fibromialgia desarrollan el síndrome de intestino irritable.
  • Del 32% al 77% de quienes tienen el SII también recibirán un diagnóstico de fibromialgia durante el curso de su enfermedad.

Te puede interesar: Fibromialgia: Todo lo que como me cae mal

Reflujo Gastroesofágico

El reflujo gastroesofágico es un proceso físico en el que el ácido presente en el estómago retrocede (refluye) hacia el esófago.

Apareciendo los famosos síntomas de acidez estomacal cuando la cantidad de ácido que regresa al esófago es excesiva.

Este malestar se puede describir como una sensación de ardor localizada detrás del esternón, que asciende hacia el cuello y la garganta, y a veces incluye la percepción de un sabor agrio o amargo del ácido en la parte posterior de la garganta.

Los síntomas de ardor y presión asociados con la acidez estomacal pueden persistir durante varias horas, generalmente empeorando después de las comidas.


Sígueme en Viviendo con fibromialgia



Aunque ocasionalmente todos podemos experimentar acidez estomacal, si esta se presenta con una frecuencia de dos o más veces por semana, si siente que la comida se atasca al tragar o si nota signos de alarma como sangrado o pérdida de peso, podría indicar un problema más serio denominado enfermedad de reflujo gastroesofágico o ERGE.

Pero además de estas sensaciones, aparecen otras llamadas manifestaciones extra esofágicas:

  • Quienes padecen de reflujo gastroesofágico en ocasiones pueden presentar un dolor en el pecho similar al producido por la angina de pecho o por el corazón (sin tener ninguna relación con este órgano).
  • El asma puede empeorar por cuenta del reflujo ácido.
  • El reflujo ácido puede ser la causa de los siguientes síntomas: tos crónica, irritación de la garganta, laringitis y ronquera, necesidad de aclarar la garganta frecuentemente, y/o de masas en las cuerdas vocales.

Pirosis o acidez estomacal

La pirosis es esa sensación, previamente descrita, causada por el ascenso del ácido a través del esófago.

La mayoría de las personas que presentan pirosis tienen la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), aunque tengan o no lesiones evidenciadas en la endioscopia.

Recomendaciones:

  • El uso de goma de mascar aumenta la producción de saliva y neutraliza parcialmente el ácido. Importante que no sea mentolada que lo aumenta.
  • La pérdida de peso, en caso de tener sobrepeso, es super importante.
  • Evitar los desencadenantes de los síntomas: nicotina, alcohol, café, bebidas carbonatadas (con gas), chocolate, alimentos grasosos o fritos, menta, frutas cítricas o jugos cítricos, productos que contengan tomate, ajo o cebolla, comidas picantes.
  • Se recomienda preferir que las ingestas sean más pequeñas y más frecuentes.
  • Elevarla cabecera de la cama 20–25 cm con ladrillos o bloques.
  • Evitar consumir líquidos y alimentos en las tres (3) horas previas a acostarse.

Distensión abdominal

La sensacion de distensión o plenitud abdominal postprandial, o hinchazón se describe como una “sensación de aumento de la presión dentro del abdomen”.

Se refiere a una sensación de plenitud, de “estar lleno”, sin ninguna relación con una ingesta de alimentos que explique esta sensación. Manifestada por quienes la experimentan con frases como: “tener que aflojarse la ropa,” “ver el abdomen distendido,” “sentirse lleno desagradablemente.”

Hay otro concepto que es el de la “saciedad temprana” que se refiere a una sensación de llenado excesivo del estómago poco después de empezar a comer, que no guarda relación con la cantidad de alimento ingerido.

La distensión abdominal puede acompañarse de otros síntomas como:

  • Exceso de gases (flatulencia)
  • Eructos frecuentes
  • Ruidos abdominales (borborigmos).

Lo característico es que la sensación de hinchazón tenga un patrón diurno (ausente en la mañana, peor por la noche).

Recomendaciones:

  • Dividir la ingesta de alimentos en tres comidas al día y dos meriendas. Aumentar la frecuencia de las comidas y disminuir la cantidad consumida con cada ingesta .
  • Evitar las colaciones a la hora de acostarse.
  • Limitar el consumo de hidratos de carbono de difícil digestión, como frijoles (porotos), legumbres, brócoli, col (repollo), coliflor y coles (repollitos) de Bruselas.
  • Se recomienda consumir carbohidratos de fácil digestión, como patatas (papas), arroz, lechuga, plátanos (bananas), uvas y yogur.
  • Evitar la cafeína.
  • Reducir el consumo de alimentos y bebidas que contengan gas, como bebidas gaseosas o cerveza.
  • Introducir la fibra gradualmente en la dieta a lo largo de semanas, en lugar de días, para dar tiempo a que el cuerpo se adapte.
  • Consumir productos lácteos fermentados, que contengan probióticos .
  • Limitar el consumo de alimentos que contengan edulcorantes artificiales que contienen poliol tales como maltitol, sorbitol, xilitol e isomaltosa.
  • Reducir la ingesta de alimentos ricos en grasa animal y alimentos grasosos o fritos.
  • Evitar el consumo excesivo; no apresurarse a comer y masticar bien la comida lentamente.
  • Evitar los alimentos que fermentan en el estómago (pueden provocar sensación de hinchazón), así como los alimentos ricos en almidón, col, leche y bebidas alcohólicas,.
  • Favorecer las proteínas: una dieta basada en proteínas y productos lácteos, combinado con una reducción de los azúcares y grasas, mejora la hinchazón.
  • Estilo de vida: mejorar la práctica de ejercicio y buena postura.

Estreñimiento o constipación

El estreñimiento es una condición que bien puede ser crónica o aguda, en la que:

  • Los movimientos intestinales tienen lugar con menor frecuencia que lo habitual, o
  • Cuando las heces son duras, secas y su expulsión es dolorosa o difícil, o
  • Si la evacuación es incompleta o prolongada

Los síntomas del estreñimiento incluyen:

  • Esfuerzo defecatorio (al hacer la deposición) o molestias al mover el intestino
  • Movimientos intestinales menos frecuentes que lo habitual
  • Materias fecales más duras o grumosas o secas que lo habitual
  • Molestia o dolor en la parte inferior de espalda o estómago
  • Calambres o distensión estomacal
  • Cansancio / fatiga
  • Sensación de vaciado incompleto luego de defecar
  • Náuseas, irritabilidad, disminución del apetito

Recomendaciones:

  • No saltarse el desayuno, ya que ese es el momento del día en el que el reflejo gastrocólico está en su apogeo (es decir el estímulo de moviemiento ye vacuación intestinal).
  • Incluir alimentos ricos en fibra en la dieta, como frutas y verduras, legumbres, cereales de grano integral y semillas.
  • Aumentar gradualmente la cantidad de fibra en la dieta para evitar la distensión y los eructos.
  • Elegir frutas ricas en pectina, como manzanas, fresas (frutillas), lichi o peras, para aumentar el volumen de las deposiciones y facilitar la evacuación.
  • Consumir productos lácteos fermentados que contengan probióticos.
  • Beber aproximadamente dos litros de agua potable al día.
  • Reducir la ingesta de bebidas cafeinadas, alcohólicas y azucaradas.
  • Evitar la ingesta de alimentos ricos en grasa animal, alimentos grasosos y fritos.
  • Limitar el consumo de azúcares refinados.
  • Regularizar los horarios de las comidas y los hábitos de alimentación.
  • Realizar ejercicio y gestionar el estrés:
    • Tratar de ejercitarse de forma regular.
    • Aprender y aplicar técnicas de relajación para aliviar el estrés.
    • Practicar un estilo de vida saludable.
    • No fumar.
  • Educar el movimiento intestinal – idas al baño:
    • No dejar pasar el deseo de ir al baño.
    • Adoptar una posición al sentarse en el inodorro que facilite la evacuación: inclinado hacia adelante con la espalda derecha y los pies apoyados.
    • Esperar una acción intestinal regular diaria o cada dos días.

Ahora te pregunto a tí… ¿La fibromialgia te ha ocasionado síntomas digestivos?

Déjame conocer tus experiencias, escríbelas en los comentarios.

Fuentes:

Castellanos Gutiérrez, M., Solis Cartas, U., & Socias Barrientos, Z. (2014). Afecciones digestivas asociadas a la fibromialgia. Revista Cubana de Reumatología, 16(1), 35-40.

Schatz, R. A., & Moshiree, B. (2018). Gastrointestinal and hepatic disease in fibromyalgia. Rheumatic Disease Clinics44(1), 131-142.

Erdrich, S., Hawrelak, J. A., Myers, S. P., & Harnett, J. E. (2020). A systematic review of the association between fibromyalgia and functional gastrointestinal disorders. Therapeutic Advances in Gastroenterology13, 1756284820977402.

PIEDRAFITA, Santos Santolaria; HUGUET, Miguel Ángel Montoro. Calidad de vida en los pacientes con dispepsia funcional. Gastroenterología y hepatología, 2004, vol. 27, no 3, p. 15-23.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.